23 marzo 2011

Mejor historia de abril por Nune (blog criaturas nocturnas)



 Aleteo Etereo


Es curioso como el paso de los años ha logrado hacer mella de una manera tan devastadora en mí. Ya ni siquiera recuerdo mi nombre ni el motivo por el cual acabé en este lugar, anclada a esta pared y rodeada de tanta mugre. Hace poco volví a recobrar la conciencia ¿Cuánto debió ser esta vez? ¿Cuánto tiempo? Seguramente años desde la última vez que contemplé aquella pila de huesos perforados que me observan ahora con sorna. Ya no oigo latir mi corazón, ni tan siquiera mis dedos son capaces de articular movimiento alguno. Cada vez que lo intento un pedazo de mí se desprende y cae rodando al suelo, nunca jamás lo volveré a intentar.
Ayer se oyeron unos golpes sordos contra el otro lado de la pared. Unos golpes que hicieron pedazos parte de las piedras que separaban la noche absoluta de la claridad del día, todavía me estremece recordar aquella bocanada de aire fresco que inundó cada rincón apolillado y polvoriento de este lugar. Solo era un chico, sus ropas y utensilios técnicos me hicieron dar cuenta de que llevo más tiempo del que me creía atrapada en este deprimente lugar, la mayoría ni los reconocí… Estuvo observando los huesos con atención, sacó un aparato raro de su bolsillo y marcó unos números. Escuché atenta sin osar moverme.
-Creo que tengo algo – silencio
-Si, necesitaré un par de días más, podrían ser ellos, todavía no estoy seguro – silencio
-Está bien, estupendo, en cuanto tenga algo más te llamo. – y colgó con un movimiento seco de muñeca.
Es curioso, no me había percatado del cerco que había puesto alrededor de esos huesos viejos e inservibles…un momento…eso no estaba ahí…otra calavera junto a la que me había estado observando durante todo este tiempo, ahora aparecía a su lado, abrazando sus huesos, envolviéndola con su brazo de marfil uniforme y carcomido. Sentí celos. Me quedé observando fijamente la escena, un escalofrío me recorrió todo el cuerpo.
¿y si…?
Aquel chico desgarbado con greñas sobre su cara que se fue ayer, estaba a escasos metros de mí ahora, guardando sus cosas en la mochila vieja y trotinada. Supongo que había vuelto a perder la conciencia y no lo escuché llegar. Otra vez me había perdido algo importante. Dispuesto a partir de nuevo, recorrió los pocos metros que lo separaban de la salida mientras acariciaba la pared intentando averiguar la historia que guardaban en su interior, el secreto que había estado custodiado durante tanto tiempo.
Y lo sentí.
Sentí su caricia y algo en mi interior se estremeció, un sonido sordo que retumbó en el interior de la cueva con un zumbido atronador. Como dos rocas colosales colisionando la una con la otra. Otra caricia, otro latido de mi corazón. Extasiada observé como aquel chico se quedaba quieto ante mi ¿Qué estaría viendo? Otro latido de mi corazón hizo que mis pulmones se pudieran llenar de aire, pudiendo inspirar como si me fuera la vida en ello. El pelo moreno de mi observador le caía por la cara, impidiéndome ver sus ojos.
-Mírame – un susurro salió del interior de mi garganta y todo mi cuerpo tomó conciencia de su alrededor, el horror se apoderó de mí al saber, al recordar que hacía en aquella cueva. Pero ya era demasiado tarde para pensar en las consecuencias. Yo era la cueva y el chico mi alimento.
Esto iba a ser doloroso para ambos. Lo noté...ya venía. El sol se apagó de golpe y la cueva quedó sellada como una flor que expone sus maravillosos pétalos para atraer a los insectos y dejarlos atrapados en su interior. El chico no se iba a dar cuenta de nada, no iba a sentir nada, tan solo el mayor de los placeres jamás experimentado...hasta que acabe entregándome su vida.
Mi cuerpo se desprendió desnudo de la pared y como una serpiente hipnotiza a su presa me balancee a su alrededor hasta tener su atención. Un baile de caricias y seducción que iba a culminar con la esencia de su alma.
Aleteo.
Exhalé una última vez, repleta de energía y extasiada por algo… ¿Qué había sucedido? Estaba convencida que esta vez si hacía un esfuerzo, lograría recordar que es lo que hacía en esa pared. Observé una vez más la calavera, aquellas mariposas que revoloteaban en la oscuridad mientras salían del interior de su cavidad eran asombrosamente brillantes, miles de partículas revoloteaban a su alrededor y se posaban en mi regazo con suavidad, como una sutil caricia que me llenaba de energía y felicidad. Esta vez iba a dormir durante mucho tiempo.







6 comentarios:

angy.w dijo... [Responder]

Me encanta!! Me ha gustado mucho, ha sido un poco como el cuento del nunca acabar xD y la foto le queda genial :D es gótico y fascinante...

Flor Barrios dijo... [Responder]

Guau!Me encantó! El relato, las palabras, la trama, el "final" Está muy bueno... Además le pega bien la imagen. Felicidades! ;)

Nune dijo... [Responder]

Muchas gracias ^^

konerush dijo... [Responder]

Thanks for your share! very impressive!

online pharmacy

kuwuwait dijo... [Responder]

ha, I will experiment my thought, your post bring me some good ideas, it’s truly amazing, thanks.

cheap cialis

Nenina dijo... [Responder]

Guau! no me lo imaginé para nada!! que fascinante historia! pensé que estaba encerrada,amarrada... pero no!!! guau, genial!!:D
suerte!!

Publicar un comentario en la entrada

Puedes expresar cualquier opinión pero siempre con educación, que no cuesta nada!!
Espero veros más por aquí!^^
besoss y mil gracias!! :)

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba