02 abril 2011

Mejor historia de abril por Déborah F. Muñoz

 Maldición


Cuando su hermanastra Dautropos le lanzó la maldición, nunca llegó a preocuparse: cualquier forma que tomara la misma la podría superar fácilmente. ¡Cuán equivocada había estado! Porque la maldición había tomado la forma más insospechada y se había enamorado loca e irremediablemente de un simple hombre… y la condena para todo aquel de su raza que se mostrase a un ser humano no era la muerte, sino la nada, el olvido más absoluto. Y así se cumplió la maldición, dejándola atrapada por un amor imposible hacia alguien al que no podía ni acercarse por miedo a ser descubierta. Su único consuelo era mandar a sus sirvientes, las mariposas, a acompañar a su amor prohibido y a velar por él, pero ¿qué podían hacer las mariposas contra el poder de la guerra?
***
Él murió como un héroe y siempre sería recordado por su pueblo, que erigió una estatua en su honor en el campo de batalla donde cayó en combate. Todos los que la visitaban se asombraban por la gran cantidad de mariposas que sobrevolaban la zona y dejaban caer pequeñas gotitas de agua sobre la estatua: las lágrimas ardientes del ser etéreo al que servían.



3 comentarios:

angy.w dijo... [Responder]

Precioso :D pero se me ha hecho demasiado corto ;_;

Déborah F. Muñoz dijo... [Responder]

XD es lo que tiene la falta de tiempo combinada con el bloqueo creativo...

Nenina dijo... [Responder]

es cortito, pero muy lindo y taaaan triste!!! oh que penita!!! pero me gustó mucho :D
suerte!!

Publicar un comentario en la entrada

Puedes expresar cualquier opinión pero siempre con educación, que no cuesta nada!!
Espero veros más por aquí!^^
besoss y mil gracias!! :)

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba